Publicado el Deja un comentario

Celos

 

Mujer, cada vez que sales
con esa flor en el pelo,
todos admiran tu gracia,
y yo, me muero de celos.

Celos que esa flor me da
con sus pétalos hermosos
y el aroma que desprende
cuando te besa en el rostro.

Si supieras como envidio
ese pelo que acaricia
tu blando y sedoso cuello
y el marfil de tus mejillas,

Siento celos de tus labios
cuando por ellos suspiras,
y me encelan tus pestañas
cuando ocultan tus pupilas.

Siento celos de tu llanto.
Siento celos de tu risa.
De la ropa que te viste
y el peine con que te alisas.

Será todo porque te amo
como la flor a la brisa.
Como el agua ama a la fuente
cuando su pila acaricia
y pone en el patio el toque
de su cristalina risa.

¡yo te amo; sin más premisa!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA *