Publicado el Deja un comentario

Quitadme…

 

Quitadme la mirada.
Quitadme la voz.
Quitadme la alegría
de mi corazón.
Pero no me quitéis,
la dulce fragancia
de cuando ella amó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA *