Publicado el Deja un comentario

En el espejo del sueño

En el espejo del sueño
duermen todas las pupilas.
Aquellas que están sin dueño.
Azules, negras, trigueñas,
y esas de color etéreo
que te escrutan las entrañas.

¿Por qué vienes a buscarme
sin un motivo concreto?
Tu sabes que en las distancias
se ven los sueños más bellos.

Sobre los hombros del aire
un niño se está meciendo,
y San Cristobal, sujeta
en sus ojos dos luceros.
En las veletas se secan
ristras de rojos pimientos
mientras cantan un tedeum
las clarisas del convento.

¿Aún te encuentras aquí
colgada sobre la nada?
Yo me esconderé en los mares,
y dejaré mis pupilas
que el sueño las pula, al aire.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA *