Dudas intelectuales

Hay un silencio amargo que me canta
las canciones lejanas del recuerdo,
y en su eco imperceptible yo me pierdo
como el sol que entre nubes se levanta.

Hay un vago fulgor de media noche
que alumbra fantasías ancestrales,
y un cúmulo de acosos avismales
que van al corazón como un reproche.

Hay un diablo que cuando grita, ofende.
La mujer que susurra cuando llora.
Y el pobre que ante el rico se defiende.

Hay alguien, que moraba y ya no mora
dentro de este intelecto que no entiende,
porqué de dolor, se ríe y se llora.