Flor redentora

¡Oh flor de mi jardín! ¡Oh amada rosa!
que avivas mis deseos ya dormidos;
con tus pétalos rojos encendidos
me has vestido de aurora ruborosa.

Como gema de fuerza vigorosa
reavivas mis brillos abatidos.
Y a los sueños que ya creí perdidos,
has puesto alas de bella mariposa.

Es tu amor que redime mi conciencia,
y en las simas oscuras de mi noche
me regala una joven inocencia,

Y ahuyentando el lamento y el reproche,
puedo gozar solo benevolencia
que es fuente del amor hasta el derroche.