Oda a Salvador Dalí

Pluma de ángel. Pincel que el lienzo explora
plasmando la metáfora y el sueño.
¿Donde vive el arcángel pedigüeño
qué nutre tu ilusión arrolladora?

Quiero ver a tu musa como llora
cuando ausente la miras con desdeño,
por saber que del arte eres el dueño
sin precisar de diosa inspiradora.

Derrites tu reloj y en cada gota,
persiste tu memoria en mil hormigas.
¡Un ejercito que en tu mano brota!

Y Gala, ante las filas enemigas,
se enfrenta a tu adversario y lo derrota
para hacerte un sudario con espigas.