Solitario

Mientras ulula el búho 
en la noche serena.
cuando la avispa duerme
en su celda discreta;
yo, me evado mirando 
de la lumbre la cresta.

Cuando el inquieto fuego
se convierte en estrellas,
hay un oscuro insecto 
que entorno, vuela y vuela.

Y una sonrisa leve
que del más allá llega,
como erótico sueño
en los labios me besa.

Y cierra un maleficio 
abriéndome otra puerta. 

En un rincón oculto 
de un hueco de mi cueva,
un grillo impertinente
la verdad me recuerda.

¡Solo estoy en el mundo! 
¡Yo, y la naturaleza!

¡Nunca me quiso nadie!
¡Nadie mi vuelta espera!
Solo de vez en cuando 
una sonrisa quieta
me rozaba los labios
En la noche serena.