Al gran poeta y mejor amigo Pascual Pérez Ribot

Va por ti, querido amigo

El sueño que pulula por tu mente
y se aferra a tu amor, desesperado…
Es como el ciervo que huye desbocado
de una caza inhumana y prepotente.

Y allí, halla prado verde y clara fuente
en tu valle de paz; y remansado,
en el queda, y da a luz lo inesperado;
el verso que es frescura, y llama ardiente.

Dura piedra con corazón de lana
donde ocultas tu gema más preciada,
fulgurante, cual luz de la mañana.

Poseído de forma despiadada
por la musa más dulce y más arcana,
tu poema es, esencia derramada.