El amor

El amor como fuente de bondades
se desborda del alma en sus rincones,    
con ternura, pasión y sin razones,
sin comprender traiciones o maldades.

No repara ni en razas ni en edades.
Soslaya las mentiras como dones.
Soporta las punzadas de rejones
y le pinta a las sombras claridades.

Y como un bello ejercito de alondras
sus cantares nos marcan el camino 
aportando su luz a nuestras sombras.

Su ceguera nos lleva al desatino.    
Oh amor que sin palabras tu nos nombras,
y pones una meta a nuestro sino.