Infierno de los dioses

¡Larga es la eternidad que nunca pasa!
¿Dónde estará el Edén que jamás llega?
¿Quién labra el rubio grano, quién lo siega?
¿Quién marca la frontera o la traspasa?

Ya estoy en el infierno. Y en la brasa,
veo la corrupción que al mundo ciega.
Miseria en los obreros ¡Clan de brega!
Y enfermos y mendigos ¡Argamasa!

Ellos son los malditos de la vida.
Ellos, los condenados al infierno.
Y sus dioses… les tapan la salida.

Adoremos al rico sempiterno.
Al patrón que maneja nuestra vida
y convierte el edén en un averno.