Soneto a Pascual Pérez Ribot

Vibra tu mano al ímpetu febril
de la pluma que toma propia vida
marcando con la sangre de tu herida,
las letras de tu alma aún juvenil

como hace en los metales el buril,
que con el, la palabra va fundida
en la hoja de metal desfallecida,
que se muestra como una piel servil,

Poseídas por rimas y poesias,
a la mente y el alma de Pascual,
yo le escribo un soneto como Elías.

que no permita nunca a tal o cual
menosprecios a su arte y su valía
grande y noble como torre feudal.